miércoles, 14 de octubre de 2009

LA CIUDAD DE LOS NIÑOS PERDIDOS (1995) - Cinecrítica

Valoración: 6,5 sobre 10.

Esta semana la voy a dedicar a criticar películas que han visto amigos míos y a los que les apetecía que les hiciera una cinecrítica para valorar esos films que tanto les habían gustado en su momento, y así ver qué punto de vista tenía yo acerca de estas películas.
Comienzo así con la única película que no había visto de la filmografía de Jean-Pierre Jeunet, director francés enmarcado en el llamado género de la distopía retro-futurista, culminado en este film: La ciudad de los niños perdidos (1995).

Su película más popular fue Amélie (2001), la cual obtuvo cinco nominaciones a los Óscars, aunque no se quedan atrás sus otros 3 films hasta el momento: Largo domingo de noviazgo (2004), Alien resurrección (1997) o la increible Delicatessen (1991).

El drama fantástico La ciudad de los niños perdidos nos sitúa sobre una plataforma marina perdida en la niebla, más allá del viejo campo de minas, donde el malvado Krank envejece prematuramente pues le falta una dimensión esencial: la facultad de soñar. Es por esto que rapta a los niños de la ciudad a fin de robarles sus sueños. Krank está acompañado de algunos compañeros de lo más peculiar: Irvin, un cerebro que se encuentra en un líquido transparente dentro de un acuario; la señorita Bismuth y una banda de clones -interpretados todos por Dominique Pinon-. En el otro lado de la niebla, en la ciudad portuaria, se encuentra One (Ron Perlman), una fuerza de la naturaleza, ingenuo pero terriblemente valiente, que busca a Denre, su hermano pequeño desaparecido...

No puedo por menos decir que estamos ante toda una demostración del talento visual de Jeunet y Caro, sus directores. Esta obra irradia imaginación. De entrada, el argumento de la película es muy original y fantástico. Hace presagiar una obra interesante y diferente. Al más puro estilo Jeunet, éste realiza aquí un auténtico ejercicio de talento visual y formal, que sorprende -menos a los que conocemos toda su obra-.

Cuidadísimos detalles, un humor sutil, una música deliciosa, unos personajes increíbles, una estética singular... estamos sin duda ante el cine de autor total, ante un verdadero genio que logra ubicar sus películas en muchos géneros distintos y en ninguno a la vez; en definitiva, en el suyo propio. En La Ciudad de los Niños Perdidos se entrelaza la ciencia ficción con el relato gótico, el terror con el cuento de hadas, la comedia con el romanticismo. Todo de una forma moderna y surrealista.

En cuanto al argumento, la historia transmite sentimientos como la necesidad de los adultos de preservar una parte de los niños que llevan dentro si es que uno no quiere envejecer interiormente demasiado rápido, y entre otras cosas, viene a recordarnos la importancia de soñar, una idea que puede parecer a priori ñoña e infantil, pero que, sin embargo, Jeunet sabe enfocar de forma inteligente y no convencional.

El reparto no es algo significativo en la película y la historia está por encima de los actores, que simplemente actúan con desparpajo y con la deliberada y exagerada sobreactuación típica de los personajes de la filmografía de Jeunet.

Sin embargo y a pesar de todo lo ya mencionado, tengo que decir que la película no deja de ser un tanto pretenciosa y confusa a la par que lenta, ya que aunque parte de una idea original que va tomando forma a medida que avanza el film, en determinados momentos pierde ritmo. Por otro lado, sigo sin conectar con este tipo de cine, que me resulta difícil de digerir, y por momentos me aburre, aunque valoro su calidad técnica y visual, que es sorprendente.

Resumiendo, estamos ante una película imprescindible para adultos que se sienten niños y para fans de la filmografía del director, ya que es, quizás, su película más oscura pero a la vez, una de las más entrañables.

Para el resto de los mortales puede llegar a ser un película algo "complicada".

3 Comentarios:

johana quintero dijo...

pienso que es una de las peliculas más extrañas a la que me he enfrentado, pese a eso debe ser vista

Anónimo dijo...

xcelente pelicula...altamente recomendable.

Anónimo dijo...

La vi a los 11 o 12 años de edad. Es probablemente la película que mas haya marcado mi vida. Yo la recomiendo desde cualquier punto de vista